Cómo los estúpidos se garantizan el éxito

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2012 14:40 por Juan Marcos Quiroga
La mejor manera de evitar los fracasos en el mundo de los negocios es pensar por adelantado en las posibles debilidades de un proyecto o un proceso para atacarlas anticipadamente.

Realizar un plan de negocios que incluya los altibajos del camino garantiza un camino mucho más seguro hacia el éxito pues, aún cuando muchos obstáculos son menos previsibles, se habrán eliminado los más evidentes.

Discute tus ideas
Al empezar una nueva aventura empresarial, muchas personas mantienen su idea en secreto por miedo a que ésta sea robada por otro. Sin embargo, esto pocas veces sucede pues la clave del negocio no está en la simple idea, sino en una implementación exitosa.

Discutir una idea es una oportunidad para tener tormentas de ideas gratuitas con personas que poseen diferentes puntos de vista y pueden nutrirte al respecto. También es una manera de vender tu idea a potenciales socios o inversionistas sin siquiera saberlo.

No te desmotives
Durante esa etapa de discusión, muchos terminarán, sin quererlo, por desalentarte. Si el dueño de una exitosa empresa te dice que una idea no es rentable o que la ejecución no es factible, no te des por vencido. El hecho de que algunas personas tengan experiencia y quieran darte consejos no significa que sus opiniones sean hechos definitivos. Continúa y documéntate para dar pasos sólidos.

Aprende de los fracasos de otros
Aunque para muchos es difícil aprender de experiencias ajenas, esta práctica es mucho más fácil y concreta en el mundo de los negocios. Saber a qué se deben los fracasos de otros ayuda a trazar lineamientos para prevenir los errores ya cometidos y a crear estrategias para seguir adelante basados en estas fallas.

Ya sea que se trate de fallas de administración, de localización, elementos del entorno o mala segmentación, las experiencias previas son la mejor documentación posible.

No te dejes dominar por el ego
Por lo general, aquellos que tienen éxito de manera temprana son extremadamente buenos en lo que hacen tienden a pensar que no tienen nada que aprender de los demás, que son geniales y que su nombre basta para hacer dinero. Esta es la debilidad más grande del empresario exitoso, ya que no le permite ver sus errores o dejarse influenciar por otros puntos de vista que lo puedan nutrir.
Comments